La gente sigue viniendo a rezar

28 enero, 2019 Noticias , Programas

El parque Villa Mayor de Bogotá fue durante mucho tiempo una fosa común cercana al cementerio del Sur, donde se inhumaban los cuerpos de personas no identificadas. Allí fueron a parar por lo menos ocho de las víctimas mortales del holocausto del Palacio de Justicia, del 6 y 7 de noviembre de 1985.

Aunque la Alcaldía Mayor convirtió el terreno en un parque recreativo desde el año 2006, decenas de ciudadanos siguen visitándolo como un lugar de culto donde depositan flores, velas y bolsas de agua.

El profesor Jairo Clavijo, del departamento de Antropología de la Universidad Javeriana, ha estudiado el fenómeno. Entrevista completa en Bitácora, 24 de enero.

Artículos relacionados